Rotulación a pincel en era digital

Rotulación a mano en la era digital.

La tendencia de lo “hecho a mano” ha llegado para quedarse.

En la actualidad hay una demanda de emprendedores que buscan diferenciarse de su competencia, pero que sobre todo necesitan aportar un valor extra a su imagen.

Por esta razón, el oficio del rotulista (a pincel) vuelve a tener un hueco en el ámbito de la publicidad y la decoración.

El rotulista tradicional pasó de ser un oficio muy común en el pasado, a convertirse en una profesión poco común y especializada en la actualidad.

rotulacion-en-escaparates-vintage

En décadas pasadas las cosas cotidianas que se veían por las calles estaban totalmente pintadas a mano y con pincel:

  • las señales de tráfico,
  • los murales publicitarios,
  • La rotulación de los vehículos,
  • los escaparates,
  • Las fachadas comerciales,
  • y los grandes murales industriales.

Lo que sucedió después ya lo sabemos todos. Con la llegada de las nuevas tecnologías el oficio, tal y como se conocía, fue desapareciendo, llevándose consigo muchos secretos y técnicas propias del oficio.

Los rótulos de vinilo

Negar todas sus ventajas seria ser un necio. El vinilo tiene grandes cualidades:

  • letras cortadas con gran precisión logrando un acabado perfecto,
  • imágenes que son impresas en gran formato alcanzando excelentes resoluciones.
  • Cortos tiempos de producción, haciéndolo más asequible.
rotulación sobre persiana con Vinilo

No todo lo que brilla es oro

En la actualidad se puede comprobar con facilidad como las rotulaciones que se hicieron hace unos 7-10 años empiezan a “pelarse”. Aquella fórmula milagrosa de letras perfectas adhesivas no llegan a durar ni la cuarta parte de lo que duraban las letras pintadas a mano.

Rótulos pintados a mano

Hoy en día caminando por las calles de cualquier ciudad podemos apreciar que son pocos los negocios que destacan por tener un rótulo original.

Como diría la mentora Mònica Rodríguez, la mayoría de los trabajos parecen hechos por los mismos «duendes».

En el caso de los rótulos, existe una carencia de originalidad, diseños poco trabajados que abusan de las mismas tipografías gratuitas y colores.

Sin embargo cuando recorremos los cascos antiguos de cualquier ciudad, aún pueden observarse los rótulos pintados a mano de aquella época.

rotulacion-en-fachadas-vintage

Pese al paso del tiempo (de 30 a 50 años), sus letras y colores siguen ahí, indicándonos que tipo de comercio había en aquel entonces.

Si su proyecto busca destacar en la era digital, además de informar o decorar, tal vez, un rótulo pintado a mano pueda ser una buena solución:

• Alta durabilidad.
• Diferenciación de la competencia.
• Trabajo artesanal que transmite una sensación cálida al cliente.
• Concordancia entre la imagen del negocio y el producto o servicio que se vende en él.
• Diseños personalizados, llamativos y originales.

Si te animas a rotular a mano tu tienda o local, contacta con nosotros y te asesoraremos.